Por qué los poros no se cierran y disfrutamos explotando granos y espinillas

Por qué los poros no se cierran y disfrutamos explotando granos y espinillas